ABC del Neumático

1. Presión del Inflado

La baja presión es el peor enemigo de sus cubiertas

Porque a neumático blando:
  • Mayor deterioro del mismo
  • Elevada generación de calor (por exceso de flexión de sus costados)
  • Menor capacidad para soportar cargas
  • Mayor consumo de combustible
Revise con frecuencia la presión de sus neumáticos:
  • Hágalo como mínimo cada 15 días o antes de emprender un viaje prolongado
  • Utilice un manómetro de buena calidad y tengalo siempre a mano en su guantera
  • Fíjese si sus neumáticos conservan las tapas de las válvulas
  • Realice el control con los neumáticos en frío
  • No reduzca la presión de los neumáticos si éstos están calientes por haber rodado

IMPORTANTE: La presión de aire aumenta naturalmente a medida que sube la temperatura interior del neumático. Esta variación es normal NO LA MODIFIQUE.

  • Si lleva más carga de lo normal (en viaje de vacaciones, por ejemplo) agregue cuatro libras más a la presión recomendada por el fabricante del vehículo

Verifique que su neumático tenga la presión justa. No espere a "sentir" que está desinflado

2. Rotación

Con una rotación periódica todas las cubiertas de su vehículo tendrán un desgaste más uniforme

  • Rote sus neumáticos cada 10.000 kilómetros (salvo que el fabricante de su vehículo especifique otra frecuencia)
  • Ante un desgaste desparejo, consulte si se trata de algún problema mecánico (desalineación, desbalanceo, etcétera)
  • Cuando rote las cubiertas ajuste las presiones de acuerdo a lo indicado por el fabricante de su vehículo. Muchas veces se recomienda diferente presión entre neumáticos delateros y traseros

3. Balanceo de las ruedas

El conjunto rueda-neumático deber estar balanceado porque la desigual distribución de los pesos puede provocar una vibración inconveniente

Ruedas y neumáticos deben ser balanceados:

  • Cuando se colocan cubiertas nuevas por primera vez
  • Cuando se hace la rotación
  • Cuando se montan cubiertas usadas en las ruedas existentes
  • Después de reparar un pinchazo
  • Cada vez que una rueda es desarmada y montada nuevamente

IMPORTANTE: Haga revisar el balanceo ante el primer signo de vibración, vaivén o de desgaste anormal en la banda de rodamiento.

  • El balanceo puede ser estático o dinámico

Recomendamos el balanceo computarizado de las ruedas fuera del automóvil.

4.- Alineación del vehículo

Un vehículo está adecuadamente alineado:
  • Cuando todos los componentes de suspensión y dirección están en perfectas condiciones.
  • Cuando los conjuntos de rueda y neumático están geométricamente dispuestos para rodar en perfecta línea recta.

IMPORTANTE: Muchos vehículos actuales tienen un diseño de suspensión trasera que requiere una revisión periódica de la alineación. Una suspensión trasera defectuosa puede originar problemas, tanto en las ruedas traseras como en las delanteras


RECUERDE: una alineación inadecuada puede provocar un excesivo desgaste de cubiertas y un elevado consumo de combustible


Sistema de dirección de un vehículo

a) Convergencia (toe-in) y divergencia (toe-out)

Es la relación entre la distancia que separa las partes delanteras de los dos neumáticos de un mismo eje y la distancia entre las partes de atrás de esas mismas dos cubiertas. Se logra una adecuada convergencia/divergencia cuando los neumáticos ruedan paralelos entre sí, reduciendo al mínimo su desgaste.

b) Angulo de avance (caster)

Es el desplazamiento hacia adelante (negativo) o hacia atrás (positivo) del perno de punta de eje. Una inclinación correcta nunca coincide exactamente con la vertical, sino que forma un ángulo con ésta.

Sus objetivos básicos son:

  • Mantener el control de la dirección
  • Dar al volante una mayor sensación de equilibrio y ductilidad.
  • Restablecer la marcha en línea recta al salir de una curva

c) Comba (camber) Es el desplazamiento de la parte superior de una rueda hacia adentro o hacia fuera (del vehículo).

Una comba adecuada, en combinación con la convergencia y el ángulo de avance asegura que la banda de rodamiento se mantenga lo más paralela posible a la superficie del pavimento

5.- Desgaste de las cubiertas

Descubra a través de sus neumáticos los problemas de desgaste más comunes
Aspecto de dientes de serrucho en los bordes: Su cubierta está necesitando una corrección de la alineación en su convergencia/divergencia.
Desgaste más rápido en los bordes: Neumático blando (con muy baja presión de aire)
Desgaste más rápido en la parte central: Neumático duro (con excesiva presión de aire)
Acelerado desgaste de neumáticos en vehículos de tracción delantera:

  • Cubiertas traseras: Puede deberse a ligeras cargas sobre el eje trasero o desalineación en ese mismo eje.
  • Cubiertas delanteras: Pueden sufrir un desgaste más rápido aún porque soportan la mayor parte de los pesos y realizan más trabajo. Para prevenir ambos casos conviene realizar una periódica rotación de neumáticos.

Las cubiertas se gastan excesivamente de un solo lado: Mala alineación en la comba o en la convergencia/divergencia. Es necesario alinear el vehículo.
Depresiones en la banda de rodamiento: La desalineación o el desgaste de algunos componentes de suspensión son sus responsables más frecuentes.

6.- Reemplazos

  • Jamás elija una cubierta de menor medida que las que recibió con su automóvil.
  • Si utiliza neumáticos de diferente construcción, con distintas especificaciones de medida y diverso grado de desgaste, afectará el manejo y la estabilidad de su vehículo.
  • Si coloca el mismo tipo de neumáticos en las cuatro ruedas, obtendrá mayor rendimiento y durabilidad.
  • Si desea utilizar neumáticos para distintas calificaciones de velocidad o para finalidades especiales (como las cubiertas para nieve) recurra para su mezcla al asesoramiento de un distribuidor de neumáticos.
  • Es posible mezclar sus neumaicos actuales con otras medidas y tipos de construcción, pero procure que las cubiertas de características similares sean usadas por pares en un mismo eje.

IMPORTANTE: Si combina radiales con convencionales, coloque siempre las radiales en el eje trasero.

EVITE ACCIDENTES
Si aparece una avería en algún neumático por exceso o falta de presión de aire, siga las indicaciones del manual de su automóvil.
Si el armado de la rueda resulta incorrecto, recurra solamente a personas especializadas en montar neumáticos.
Si circula por superficies resbalosas (nieve, barro, hielo) no deje que sus cubiertas patinen a más de 50 kilómetros por hora. Un excesivo patinaje puede ocasionar además de serios daños personales, la destrucción de las cubiertas o la rotura de ejes.

7.- Mantenimiento y hábitos de conducción

Prolongue la vida de sus neumáticos evitando:

  • Arrancar bruscamente y frenar en seco
  • Tomar curvas y doblar esquinas a alta velocidad
  • Conducir contra el borde de la vereda
  • Subir o bajar cordones
  • Despreocuparse de baches y otras irregularidades del pavimento o terreno

Si alguna de sus cubiertas fue dañada, recuerde:

  • Las cubiertas que han rodado en llanta, aun en cortas distancias, suelen quedar irreparablemente dañadas.
  • La mayor parte de los pinchazos, orificios provocados por clavos y cortes (de hasta unos 6 milímetros) en la banda de rodamiento pueden ser reparados satisfactoriamente.
  • En todos los casos recurra a personal entrenado que use métodos y materiales aprobados por el fabricante.
  • No intente reparar cubiertas con cortes mayores de 6 milímetros.
  • No trate de arreglar una cubierta que tenga pinchazos en los costados.
  • No repare nunca cubiertas tan gastadas que el dibujo de su banda de rodamiento tenga menos de 2 milímetros de profundidad.
  • Consulte con el fabricante sobre las posibilidades de reparar neumáticos de alta velocidad.
  • Compruebe periódicamente el estado de su rueda de auxilio y revise su presión de aire.

Si desea guardar las cubiertas que no usa, tenga presente que:

  • Las cubiertas deben ser apiladas horizontalmente sobre un piso liso y libre de aceite. Requieren un lugar fresco, limpio, seco, sin sol y alejado de fuertes corrientes de aire. No debe guardar sus neumáticos junto a motores eléctricos o cerca de ellos (el ozono que generan daña al caucho).

Ante una prolongada inmovilidad de su automóvil alivie a las cubiertas de todo su peso. Si esto no es posible, cambie de lugar el vehículo al menos una vez por mes para que el apoyo del neumático se alterne en distintos puntos de la banda de rodamiento.

Conducta Fuera de Ruta

Agua

Cuando tenga que enfrentarse con el agua es importante que las partes eléctricas esten bien protegidas. Una buena idea es aplicar una grasa a base de siliconas en las partes vulnerables. Es absolutamente indispensable que no penetre agua en el capot. La entrada de agua en el motor es fatal y costosa. Recuerde:

  • antes de atravezar riachos es importante inspeccionar el camino
  • la corriente veloz del río es señal de agua no profunda; la corriente lenta puede implicar un lecho profundo
  • controlar la profundidad del agua y la presencia de barro con una pala o cualquier cosa semejante
  • verificar que no existan pozos o rocas grandes que puedan colocar obstáculos en la travesía
  • observar atentamente la marges de entrada y de salida del río.

Para atravesar trechos largos o riachos se debe utilizar siempre baja velocidad y segunda marcha. Si en el momento de la travesía se crea una ola delante del vehículo, esto significa que el agua delate de este es más profunda. Es importante resaltar que en este momento se crea un vacío entre la ola y el vehículo que sirve como pasadizo para este, evitando que el agua pegue frontalmente contra el motor. Aumentando la velocidad la ola frontal se quebrará sobre el capot y se anulará el efecto.

  • Luego de salir del agua, debe siempre mantenerse, durante un pequeño período, el pedal de frenos levemente apretado para lograr que los mismos recobren su eficiencia.
  • Verificar que el radiador este libre de barro u hojas y, obviamente, asegurarse que los neumáticos no fueron dañados en el momento de la travesía.

Arena

En situaciones como arena no compactada utilice una relación 4x4 alta lo que permitirá mantener una velocidad constante; en el caso de un vehículo encajado, utilice una relación más baja. La arena no compactada reduce mucho la tracción perjudicando la performance del vehículo. Tenga en mente que la velocidad continua es siempre la mejor salida para este tipo de dificultades.

Barro

Cuando estemos próximos a entrar en un terreno inconsistente y embarrado se debe aumentar la velocidad en marcha baja (2da. o 3ra.) y evitar acelerar exageradamente causando patinamiento del vehículo. Conducir muy rápido en tales condiciones puede generar derrapes y pérdidas de control. Sin embargo, conduciendo muy despacio, usted no estará utilizando un torque ideal de motor, perjudicando la tracción y consecuentemente perdiendo velocidad. En pleno barro, las condiciones mas difíciles están donde el terrreno forma surcos o pozos profundos. En estas situaciones es aconsejable acelerar con pequeños sacudones evitando así la falta de tracción en el barro que reduce la velocidad y probablemente haga que su vehículo se encaje. Procurar siempre mantener la velocidad constante. Conducir en los surcos variando las aceleraciones y moviendo el volante de un lado para otro posibilitará que los neumáticos tengan una mejor tractividad evitando patinamientos del vehículo. Nunca intente salir de los surcos, dejando el volante suelto. Siempre que sea posible, verificar si los guardabarros están cubiertos de barro, ya que esto no permitirá que el neumático elimine el barro de su banda de rodamiento.

Roca

La habilidad en la conducción en terreno rocoso está en mantenerse al nivel más alto posible, para evitar daños en el diferencial, o en la transmisión del sistema ABS. La fuerza de torsión es más importante que la potencia cuando se trepa una inclinación rocosa. Por eso, mantener Primera o Segunda marcha con una relación baja es mejor. Siempre desplazarse a velocidad alta para evitar el patinamiento de los neumáticos.

Bajada

Antes que nada, observe el camino del lado de afuera del vehículo. Descienda solamente en primera marcha. No intente cambiar de marcha debido al riesgo de esta de no entrar y perder el control del vehículo. No frene en inclinaciones acentuadas, dejando que el motor lo haga. En el caso que el vehívulo comience a deslizarse, interrumpa la aceleración para que el conjunto de rueda/neumático se adecue a la velocidad inicial de descenso. Esto recuperará la tracción y el control haciendo que el vehículo deje de deslizarse. Cuando llegue a la base del descenso, tenga mucho cuidado para no enterrar el paragolpes delantero en el suelo, eligiendo un lugar donde esto no ocurra.

Inclinado

Si es posible, trate de encontrar un camino alternativo para evitar atravesar un trecho inclinado, garantizando su seguridad. No obstante si fuera absolutamente necesario utilizar un trecho inclinado, manténgase lo más próximo a la base de inclinación. Si el trecho fuera peligroso, tome la dirección decidida y acelere, puesto que esto no sólo impedirá el vuelco del vehículo , sino también hará recuperar la tracción y adherencia de los neumáticos.

Pozos

Depresiones y pozos pueden ser atravesados con facilidad cuando se encuentran en ángulo recto. Aproxímese a la depresión diagonalmente colocando una de las ruedas en ella para que las otras tres ejerzan tracción. Asegúrese de que el volante y las ruedas delanteras están en posición recta. Los pozos pueden ser atravezados de forma similar a las depresiones, garantizando que el vehículo no sea bloqueado durante la travesía.

Subida

Siempre que desee subir en una montaña o un cerro, elija el camino más recto y directo a la cima. Verifique el camino primero para detectar si existen pozos o alevaciones que, en el peor de los casos, hagan al vehículo derrapar o volcar. No cambie la marcha. el cambio significa la pérdida de enercia del vehículo y la posibilidad de que descienda. Utilice 2da. o 3ra. marcha de acuerdo al ángulo de inclinación y mantenga la velocidad constante hasta llegar a la cima del camino. En el caso de no conseguir llegar a la cima con la marcha elegida, presione simultaneamente los pedales del freno y el embrague, coloque la marcha atrás y suelte los dos pedales simultaneamente haciendo que el vehículo comience a descender lentamente y de forma segura hasta la base de la subida con la ayuda del freno del motor. Retorne hasta la base de la subida sin presionar ningún pedal. En el caso de que el motor se apague en la subida, presione el pedal de los frenos. Presione el pedal del embrague y coloque la marcha atrás. Gire la llave hasta la posición de encendido y retire los pies de los pedales simultaneamente. El peso del vehículo hará que el motor se encienda y que el vehículo baje hasta la base con el motor como freno.

Auto OK

RIGHI HNOS. presenta su Servicio AutOK para el control y diagnóstico del sistema de suspensión

A través de nuestro soporte técnico, brindamos asesoramiento y diagnóstico a personas que deseen controlar el estado del sistema de suspensión de su vehículo. Se utilizan equipos de última generación. Un banco de suspención de alta tecnología registra en un monitor, a la vista del usuario, la evolución gráfica del comportamiento de cada conjunto de la suspensión, el recorrido en milímetros, la eficacia en porsentajes y los desequilibrios en el conjunto izquierdo y el derecho del eje.

Luego de informar en pantalla los valores que registra el vehículo, se entrega al interesado en forma impresa, una ficha tésnica con el diagnóstico del control del sistema de suspensión, y se lo asesora en caso que el diagnóstico detecte una falla que afecte la seguridad en la conducción.

Este es otro servicio de RIGHI HNOS en la búsqueda permanente de la máxima Seguridad Automotríz

Otros Servicios

  • Venta de Neumáticos
  • Frenos
  • Amortiguadores
  • Tren delantero / Trasero
  • Cambio de Correa / Distribución
  • Banco Computarizado de Suspensión
  • Lubricentro
  • Aire Acondicionado
  • Alineación
  • Balanceo

Righi Hermanos

Misiones 1460. Tel: 4423777. General Roca. Río Negro

Neumáticos  Repuestos
Righi Hermanos Righi Neumáticos